Dankbar

16 Dec

Dicen que en el mundo existen dos tipos de personas: los que crean problemas y los que los solucionan. 

.

Yo me he dado cuenta de que muchas veces se reduce a esos tipos mi forma de clasificar a la gente que conozco, y de que cada día soporto menos a quienes sólo saben encontrar fallos a todo para provocarse (y a menudo provocarnos a los demás) dolores de cabeza. A medida que me hago mayor corroboro con terror que existen muchas más personas aficionadas a los malos humos de las que creía, por eso es que a día de hoy aprecio tanto encontrar gente sencilla, positiva, agradable, NORMAL. Easygoing que dirían en inglés y que tan acertado adjetivo me parece.

.

.

Cuando alguien tiene que hablar de mí o describirme suelen decir siempre algo relacionado con el optimismo y la alegría. Naturalmente que yo también a veces me pongo rarita, le encuentro pegas a las cosas y hago un mundo de un grano de arena, pero no a diario, ni siquiera cada semana o cada mes. Porque el “buen rollo” no es un estado de ánimo ni un perfil genético; es una manera de pensar y de actuar que cualquiera puede adoptar. Y me hacen gracia los que alaban o dicen envidiar tu sonrisa diaria pero tardan menos de cinco minutos en ponerse de morros… De veras que no comprendo a la gente que hace las cosas más difíciles de lo que son, con lo fácil que (paradójicamente) resulta hacerlas fáciles.

Así que no puedo dejar pasar hoy la oportunidad de agradecer haber encontrado tan buena gente en esta aventura que termina ya. Me ha sorprendido muy gratamente la cantidad de personas fáciles que he conocido. Los que han convertido en una experiencia inolvidable, familiar y divertida lo que podía haber sido mucho más frío y peliagudo. Porque a fin de cuentas las cosas son lo buenas o malas que son en función de con quién las compartas, y he tenido la suerte de compartirlas con unas cuantas personas geniales, de las que disfrutan de la vida.

Ese tipo de persona por el que uno va a gusto a trabajar por las mañanas y a quien no dudarías en echar una mano. Ese desconocido que te ahorra el bochorno y te presta los 20 céntimos que te faltan en el autobús o te persigue para darte la chaqueta que se te ha caído al suelo. El especímen que logra que cada comida de compromiso sea llevadera y cada quedada de colegas divertida. Quien ve que no entiendes algo e intenta ayudarte y te cuenta un chiste si nota que estás nervioso. Que te sonríe o te mira y te hace sentir bien y que te den ganas de hacerle una tortilla de patata, ¿por qué? porque sí, porque a algunos no nos hace falta que sea un cumpleaños o Nochevieja para ser felices y querer hacer felices.

.

http://www.youtube.com/watch?v=jVww2wFqVCA

.

Ya lo canta Mario San Miguel, “es sencillo ser feliz, lo difícil es ser sencillo”.

Luchemos contra la simpleza pero aboguemos por la sencillez. Por favor 🙂

.

Hasta mañana España.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: