Desfiles de abejovejas

5 Jan

No sé si son nervios o serán retortijones, pero son las 03.35 y tengo un runrún en la tripa que no me deja dormir.

Quiero pensar que no es angustia por la incertidumbre de mi futuro ni por haber cambiado hoy por décima vez en quince días el trazado a seguir. Seguro que no es eso, ni el miedito que vendría unido a esa sensación de lanzarse al vacío sin ninguna idea clara. Tampoco se trata de acongoja a que la gente me siga preguntando ¿entonces qué? ¿Te quedas o te vas? y llegue un momento en que no sepa qué contestarles. No es miedo a que termine la Navidad y todo el mundo me abandone para volver a sus quehaceres.

Ni que se me esté olvidando nada importante, se me haya pasado el cumpleaños de una amiga o que, entre tanto planeamiento, directamente dé la impresión de que me haya olvidado de mis amigas. Me digo que el desgaste de la distancia y la ausencia de tarjetas navideñas no tienen nada que ver, que tendrán más culpa estos días de sur, y me lo creo. Igual que creo que no es ninguna somatización de la presión ante las elevadísimas expectativas que mucha gente tiene en mí… Por el sandwich vegetal de la cena pongo la mano en el fuego, que esa pequeña obra divina no puede sentar mal a nadie y menos a un roble como yo.

Pues nada. Seguro que no es más que los nervios pre Reyes Magos.

.

.

Entonces puedo estar tranquila, que este año he sido muy buena.

.

.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: