Es como lavarse los dientes

10 Feb

“La incultura sale siempre más cara que la cultura”.

Viendo anoche la gala de los Goya me quedé con esta frase (aunque confieso que no con quién la decía) aludiendo a los recortes, el IVA cultural y demás dificultades que parece que el Gobierno pone siempre a este gremio de los artistas, especialmente en tiempos de crisis.

Se trataba más bien de una advertencia a aquellos que ven la cultura como secundaria y superflua, como un enorme e inútil gasto al que meter tijera sin remordimientos, de que algún día no muy lejano (si es que no es ya) pagaremos por este exterminio cultural en nuestro país.

.

https://i1.wp.com/img.irtve.es/imagenes/parodia-chanantes-goya-2014-subid-iva/1391989476880.jpg

Click aquí para ver el momento chanante de los Goya 2014

.

Fue una afirmación que me hizo reflexionar y que suscribo absolutamente. Igual de descabellado que me parece recortar tanto en la educación, me parece hacerlo con la cultura. Ambas están en relación y son igual de fundamentales. Por algo serán dos materias unidas en un mismo ministerio; que bien podría llamarse Ministerio del desarrollo personal  o Ministerio de futuro.

Creo que quien pone freno a la educación y la cultura o bien quiere deliberadamente formar una nación de borregos o tiene una visión de futuro sumamente cortoplacista, indigna de un político en el poder. Pero claro, estando las cosas como están y con un ministro de INcultura a los mandos (y me limito a citar a Bardem con este apelativo) nos tiene que dar ya la risa al quedar los últimos en el informe PISA, al ver cómo se cierran continuamente teatros y salas de cine, que cada día menos personas compran periódicos y que lo mismo pasa con los libros.

Luego resulta que los jóvenes más válidos se van al extranjero por su espíritu aventurero, ¡toma ya!

Siguiendo no se muy bien qué ejemplo, supongo que el americano, la educación pública es -por lo general- cada vez más mediocre y tanto ésta como la privada cada vez más caras. Cada día se desaprovechan los talentos y el potencial de muchos niños, se desatienden las necesidades específicas de quienes las tienen, se sube el precio del material escolar, y se cambian los planes de estudios (y los libros) cada cuatro años. ¿En serio  la trigonometría, los ríos de España, la química orgánica, la fotosíntesis de las plantas y la sintáxis española cambian tan a menudo?…

Lo dicen los estudios: los jóvenes españoles cada vez razonamos menos y comprendemos menos porque no nos educan para ello, ¿y esperan que algún día sean estos alumnos quienes saquen adelante el país? Es para darse de golpes contra la pared.

.

.

https://i0.wp.com/www.cancioneros.com/fotos/ep004276_1.jpg.

Este verano fui a una conferencia de Eduardo Mendoza en la que dijo unas cuantas cosas con las que quedarse, que yo muy profesional apunté en un cuaderno para cuando pudieran hacerme falta. Despotricaba, por ejemplo, de que usasen novelas suyas como La verdad sobre el caso Savolta, Sin noticias de Gurb o La ciudad de los prodigios como lecturas obligatorias en los institutos (aunque, decía, a su bolsillo le hubiera venido de perlas).

Creía que eran historias demasiados ligeras para ser la formación literaria de nadie, que eran mero entretenimiento y que antes de eso iban los clásicos de toda la vida, más densos pero la base verdadera de la literatura española. Que no tenía ningún interés en intentar vender a los chavales de hoy en día la lectura a base de darles sus libros para que se diviertan un rato.

“Leer no tiene porqué ser divertido, leer es importante.
Es como lavarse los dientes, ni es divertido ni deja de serlo, hay que hacerlo y punto. Y no vale decir “jo, es que me aburro”. Pues deja de lavarte los dientes ¡pero ya verás el asco que das!”

Decía también que aunque ahora las novelas estén a la baja, para hacer las series y películas que tan de moda están y tantos millones de euros mueven también hace falta gente que sepa escribir buenos guiones. Y la gente que escribe esos guiones geniales ha tenido que leer los clásicos, o leer a alguien que haya leído los clásicos, o a alguien que haya leído a alguien que los haya leído. Decía que el día en que ese cordón se corte y ya nadie haya leído a Shakespeare, Victor Hugo, Miguel de Cervantes o Dostoievski se acabará el espectáculo.

.

.

Decía hace poco Arturo Pérez Reverte en la entrega del Premio San Clemente que le hicieron los estudiantes de institutos gallegos:

“Uno sobrevive mejor al incendio de Troya si ha leído antes la Ilíada y la Eneida, pero están privando a los jóvenes de las armas que son Homero y Virgilio, y Troya siempre va a arder en algún momento”.

.

Amén.

.

.

.

Advertisements

4 Responses to “Es como lavarse los dientes”

  1. Pelayo February 12, 2014 at 5:54 pm #

    A ver si lo he entendido. ¿Uno sobrevive mejor al incendio de Troya si se lava los dientes?.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Vivo en una propuesta que no puedo rechazar | Nemesia sin anestesia - February 20, 2014

    […] estudiando y trabajando a esas horas… No obstante y por si acaso les animaría a releer esta entrada nemesiana y a pegar cinco brincos seguidos a ver si algo en sus mentes se agita y les entran las […]

  2. Puedes llamarme lo que quieras | Nemesia sin anestesia - August 13, 2014

    […] Es como lavarse los dientes […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: