Enjoy your meal

23 Apr

Disculpen la tardanza en volver a los teclados, estaba un poco liada emigrando de nuevo.

Que nadie se asuste o se alegre en exceso que esta vez el viaje es a pequeña escala, apenas un mes y con destino más que conocido y popular: la majestuosa Inglaterra. Pero oye, no deja de ser un viaje que no haría si las cosas estuviesen de otra manera en España y el trabajo me ocupase de lunes a viernes así que, aunque en parte tenga expectativas de disfrute, no deja de ser una pura y dura emigración.

Eso sí, atrás quedaron las universidades polacas o las radios alemanas, ahora me ha dado envidia la gente convencional y he decidido que yo también quiero seguir la moda, ir a Inglaterra a perfeccionar mi excelente acento británico y tomar té. Al menos he tenido la decencia de no intentar dárselas con queso a mis padres y venderles la moto con lo de Londres. Que yo pensaba que todo ser viviente sabía a estas alturas que en la capital de los autobuses rojos se hablan todos los idiomas menos inglés, pero date tú que todavía más de uno engaña a quien tenga que engañar y se va allí una temporada a vivir del cuento y a convertirse al hipsterismo paseando por Candem con capuchinos to take away y gafas de sol retro. Yo de eso no uso por ahora así que me voy al countryside (como hice en Alemania) a disfrutar de las vistas e intentar meter el hocico de verdad y de lleno en el típico lifestyle de la nación.

No puedo contar mucho por ahora, pero sí adelantar que me estoy llevando muchas sorpresas. En apenas tres días he conocido gente procedente de más de 15 países y he tenido el placer de escucharles, a aquellos que se han dejado interrogar, contar cosas. Cosas aparentemente banales, hablar sobre la televisión, las montañas, las bodas, el esquí, la pasta, los apodos, los cafés, los libros o los viajes de instituto. Tratar trivialidades que dejan entrever, aunque sea en modo primer borrador, cómo se estructura cada mente y cómo nuestro origen marca radicalmente nuestra forma de entender el mundo. Prismas totalmente dispares.

Es un hecho que siempre me ha parecido realmente fascinante y que pienso aprovechar la oportunidad de explorar. Así que no desesperen, que seguiré informando sobre mis descubrimientos aprovechando esos largos intermedios entre el fin de la cena británica y el momento en que a una española le parece razonable irse a dormir sin sentirse una enferma o un lunni.

_

Mientras, les dejo con el lado bueno de las cosas. See you soon!

 

Advertisements

4 Responses to “Enjoy your meal”

  1. carlos April 24, 2014 at 5:14 am #

    Como siempre brillante texto, fijate si esta chulo q me tienes leyendolo a las 7.15 a.m. despues de currar 10 horas. Ten cuidado q voy siguiendo tu camino, me queda 1 semana en Germany, mi siguiente destino, quien sabe……bss.

    • Nemesia April 24, 2014 at 3:04 pm #

      Nuevamente enhorabuena por conseguir tu aventura alemana 😉 Estoy segura de que te va a aportar cosas geniales y a la vuelta ¡a ser el rey del mambo!
      Gracias por ser tan fan de Nemesia y sus locuras 🙂 Bis Bald!!

  2. julia April 28, 2014 at 9:00 pm #

    ¡Cómo sube tu cuentagotas! ¡¡¡Vamos a por los 4.000!!!

    • Nemesia April 28, 2014 at 9:15 pm #

      ^^ Y que sean muchos más!!
      Gracias a los que os pasais a menudo a saber de mis andanzas y locuras. Thank you!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: