Pero a mí que ya estoy loca es lo único que me cura

6 May

Cosas que aprender del viaje, miles. Del viaje, de la locura y de la impertinente curiosidad.

Algunas cosas de las de se le oía trotar, que no hacen más que ratificar que los prejuicios lo suelen ser por algo, y otras muchas de moraleja de la Bella y la Bestia y lo de que las aparencias engañan. Algunas que se descubren más rápido y otras que se hacen de rogar y requieren más tacto, paciencia y sutileza. Cosas mejores y peores, indiferentes, graciosas y curiosas. Cosas que te hacen darte un poco más de cuenta de cómo eres al tener de pronto tantos espejos en los que reflejarte.

Por empezar por el principio empezaré por los saludos, que en las zonas más rurales de Arabia Saudí se dan con unos tiernísimos besos de nariz. Resulta que en Taiwan es una inapelable falta de respeto preguntar a un recién conocido la edad, mientras que en Corea del Sur se permiten el cotilleo pero se ahorran el esfuerzo de aprender cifras: se limitan a clasificar a los nuevos entre “hermano mayor” o “hermano menor” -en relación con uno mismo- y denominarlos ya así para siempre [¿Se puede saber por qué no copiamos este tipo de buenas ideas?].

Pasando al apartado comidas en los dos países asiáticos recién citados se enseña a los niños desde pequeños a usar los palillos con propiedad -asestando buenos golpes en las manos cuando el alumno no obedece- siendo señal de mala educación y consiguiente vergüenza paterna cuando éstos no conocen las varias colocaciones de los dedos tanto en los palillos cuadrados como en los redondos. Los británicos no entienden los conceptos “aperitivo” o “merienda” ni dicen nada parecido a “que aproveche” antes de hincar el diente y los italianos por su parte, orgullosos como viven de su gastronomía, despotrican de cualquier intento de hacer un poco menos engorrosa la tarea de comer tallarines valiéndose de un cuchillo, una cuchara o en su defecto una mísera rodaja de pan.

Estos mismos italianos me hablan (en inglés, of course) de las enormes diferencias entre el norte y el sur de su país, que desembocan peligrosamente en un creciente racismo y desprecio al otro. Resulta que hasta la más pequeña región itálica tiene su propio dialecto y que hay incluso una zona al norte de la bota que por no sentirse italiana ni siquiera escribe Via en los letreros callejeros, sino Strasse en el perfecto alemán que hablan a diario. Otros tipos muy agudos son los suizos (vecinos del país de la pizza a los que algunos de ellos querrían también unirse) que resulta que no sólo se debaten entre el francés, el alemán y el italiano sino que tienen 60.000 hablantes de rumantsch (o romanche grisón) y sus varios dialectos autóctonos. No sé si lo de tener clase de instituto también en sábado o lo de no empezar la universidad hasta los 19 por tener mucha materia que dar en la secundaria tendrá algo que ver con éstas conquistas italosuizas… Los rumanos, que resulta que no todos son sintecho ni tienen dientes de oro, aprenden español, francés, italiano y portugués con increíble facilidad porque dicen que son los cinco idiomas más similares de Europa y hay que aprovechar que ya tienen uno de base.

Cambiando de tercio, he descubierto también que en Arabia Saudí un hombre tiene derecho a adquirir un arma única y exclusivamente en el momento en que se casa (con una de las hasta cuatro mujeres que puede llevar al altar si tiene dinero para mantenerlas a todas sin distinciones) y que los niños consideran como madre a toda mujer que les haya dado el pecho durante la infancia (pudiendo tener tres y cuatro “madres” y multiplicar así sus “hermanos”). En Libia el gobierno llega a pagar hasta 1.400 euros al mes a algunos jóvenes para que se vayan a estudiar a Europa a condición de que paguen con años trabajando en su país y en Inglaterra las cafeterías y los hospitales están atestados de camareros y enfermeros españoles.

En Dubai el fin de semana se compone de jueves y viernes, en países como Portugal los calendarios empiezan la semana en domingo y en la República Checa hay un día de la Semana Santa en que tradicionalmente se “permite” a los hombres golpear a las mujeres si lo desean, pagando al día siguiente como castigo el derecho de las mujeres a tirarles un jarro de agua encima [a mí ésto también me dejó de piedra].

Están los turcos kurdos que no parecen turcos, los suizos que se escandalizan con el hermetismo de la nueva política de inmigración, los italianos que quieren despedazar el país, los árabes que están convencidos de que su idioma dominará el mundo, los taiwaneses que se meten con los chinos, los surcoreanos -estaba cantado- que lo hacen con los norcoreanos pero también con los tailandeses, a los que ni siquiera consideran asiáticos. Los alemanes del norte que hablan mal de los del sur y los del este de los del oeste…

_

Los ingleses se ponen chanclas y bermudas porque un día haga 17 grados y los mediterráneos mientras mojamos la pena en el té de la hora que corresponda.

.

.

He recopilado tantas tonterías que ya se me van olvidando algunas, pero cada cosa nueva me parece aún más fascinante. No dejemos nunca de aprender señores. Y si he metido alguna pata porque entre traducciones resulta que me he enterado mal de algún dato no duden en corregirme POR FAVOR 🙂

¿Y tú? ¿Conoces alguna anécdota inquietante sobre otros países?…

 

Advertisements

2 Responses to “Pero a mí que ya estoy loca es lo único que me cura”

  1. julia May 7, 2014 at 8:58 am #

    ¡Me encanta! la cantidad de cosas que se pueden aprender viajando y conociendo gente de tantos sitios y culturas distintas. Eso te enriquece como persona.

    • Nemesia May 14, 2014 at 11:43 am #

      No cabe duda. ¡Aunque también se puede aprender mucho de la gente (mucho más de lo que hacemos) sin necesidad de salir de tu ciudad!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: