Caminando, que no es el final

19 May

En la parada del autobús, en la consulta del médico, a que nos den la nota de un examen, mientras se carga el móvil, en la caja del supermercado, a que nos digan si es niño o niña, en la puerta de la discoteca, en el intermedio de tu programa favorito de la tele, a que se te pase el dolor de cabeza o te entre el sueño, a que quede una mesa libre en la terraza que te gusta … 

Nos pasamos media vida esperando. Y si contamos con que un tercio se nos iba ya en dormir, vamos disminuyendo a pasos agigantados nuestros minutos de vida real, de la de disfrute. Vale que Caminante no hay camino, se hace camino al andar y lo de Life is what happens to us while we are making other plans, osea que durante el trayecto también hay que saber vivir y disfrutar. Pero con eso y con todo me he puesto a darle vueltas y he llegado a la atrevida conclusión de que en esta vida difícilmente haremos más de cinco cosas importantes (y oye, ¡que ya son unas cuantas!), el resto del tiempo lo empleamos en planearlas, rememorarlas y, en infinitas ocasiones, en esperarlas. Durante días, semanas, meses y años.

Esto puede resultar a priori bastante deprimente pero también emocionante. Es todo un reto descubrir cuáles van a ser esas cosas clave en nuestra vida e ir a por ellas, y lo es también poder decir que mientras tanto hemos sabido aprovechar la espera y nos lo hemos pasado bien. Que uno puede ir tachando tristemente días en el calendario fulminando el año sin sentido o, al contrario, dejar que los días pasen sólos y sin darse cuenta haya que cambiar de página de repente.

El que espera desespera pero Lo bueno se hace esperar ¿no? Pues con este pensamiento os dejo, con un Carpe Diem y muchos ánimos para vivir un lunes tan veraniego como éste. Me despido después de hacer un poquito de tiempo, que cómo no, todo esto lo escribo mientras me toca esperar. En esta ocasión espero a que pinten las rayas de la carretera que he llegado a la capital demasiado pronto, y lo hago en un auténtico bar de taxistas (de esos que abren a las 06.30), codeándome con la buena gente, los de pestazo de colonia mañanero, periódico, cortado, tostadas con tomate y un “que parece que está buen día” en la boca.

Saboreando estas pequeñas cosas para mí da gusto hacer camino.

.

¡Feliz semana!

Advertisements

One Response to “Caminando, que no es el final”

  1. julia May 23, 2014 at 8:26 am #

    Carpe Diem

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: