Un ambicioso plan

27 Feb

“… y diré las palabras que se dicen,
y comeré las cosas que se comen,
y soñaré las cosas que se sueñan,
y sé muy bien que no estarás”

Julio Cortázar

Haré mis cinco comidas al día, dormiré mis siempre menos de ocho horas y me propondré correr del tirón cuatro kilómetros tres veces a la semana. Escribiré artículos de 800 y 1200 palabras y casi todas tendrán que ver contigo aunque no aparezcas en ninguna. Seguiré llegando cinco minutos tarde a todas partes y trataré de resolver problemas sin solución en las horas muertas para entretenerme y no asumir que aún tengo pendientes al menos seis de los doce “propósitos” que cuelgan de mi pared.

Será divertido. Ver cómo cada día anochece más tarde, hace menos frío y la gente empieza a ser más parlanchina, aunque sigan necesitando tres cervezas para pedirte el número de teléfono y jugar a ser amigos por un rato. Redescubrir mi oxidado poliglotismo típico de los viernes por la noche bajo el influjo de la cebada fermentada y el folk rock’n’roll, y pensar que aún estamos a tiempo de aprender a bailar salsa.

Será un reto. Como siempre y como nunca. En el que poner a prueba el valor añadido de los bienes cuando aumenta la demanda, la oferta disminuye hasta mínimos históricos y el precio se dispara por encima de todo presupuesto inicial. Recordar que hace falta competencia y libre mercado para hacer negocios de manera justa y que la fidelidad cotiza alto.

Será emocionante. Adivinar cómo, dónde y cuándo será el siguiente hasta la próxima. Jugar a las últimas y las primeras veces con la inútil certeza de no tener nada seguro. Porque todo lo improbable es por definición posible, y las posibilidades se plantean infinitas. Porque con sueños mediocres nunca se llega a las alturas.

Será ambicioso y feliz. Porque nunca es triste la verdad.

.

.

.

Advertisements

3 Responses to “Un ambicioso plan”

  1. Pelayo February 27, 2015 at 7:29 am #

    ¡¡Touché!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Al chico de la última fila del Cinema Club | Nemesia sin anestesia - November 9, 2015

    […] espectadores tienden a ser alarmistas al darse cuenta que los actores, en el fondo, son humanos y mortales. Pero tú no tengas miedo, que no hay batalla ni pasión que se precie en la que no se levante un […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: