El día en que me enamoré del skyline

24 Mar

Unos cuantos meses después de esto, ha vuelto a ocurrir. Ese inconfundible clac que suena sólo cuando las piezas encajan porque las has colocado correctamente, no porque te estés empeñado en apretar a lo bruto. Esa satisfacción de comprobar que juntas tienen algún sentido y que has hecho bien en buscar su lugar sin rendirte.    

.

.

La parte del puzzle ya ligada es pequeña pero suficientemente grande para aparentar ser sólida. Ahora parece estar continuamente a la espera, lista para seguir encajando piezas y agrandar el dibujo una vez que has pillado el truco y quitado el miedo. Te mata la curiosidad y no quieres perder la racha pero temes precipitarte. Sin prisa pero sin pausa, que no nos pille el domingo sin peinar ni el primer día de sol en pantalón de pana.

.

Primrose Hill

.

¡Es tal la sensación de triunfo cuando una ciudad tan inmensa como ésta empieza a dejarse domesticar! Uno se cree de la noche a la mañana el rey del mambo por saberse de memoria las paradas de la northern line del metro, conocer el puestecillo con la pizza más barata en Camden o tener al camarero del pub de enfrente y a la frutera de la esquina de tu lado. Controlar las monedas y billetes esterlinos ya es pan comido y no hay cambio meteorológico ni fórmula de cortesía que se te resista. Te atreves hasta con el Financial Times y la Ale tibia.

Lo reconoces, te has encontrado a tí mismo comiendo un triste y frío sandwich mientras andabas por la calle. Afortunadamente aún guardas sentido del humor para reírte de tu propia ridiculez. No hay quien acabe de hacerse al horario “europeo” pero un día conseguiste llegar puntual a una cena a las 7 y te sentiste vencedor.

.

Carlos Sadness & Iván Ferreiro – Siempre Esperándote.

.

Esto no deja de ser más que un teatrillo y por fin te sientes listo para actuar, aunque la función parezca quedarle grande a todo el mundo: si ellos pueden tú también. En este nuevo juego hay más palos que en ninguno conocido, puedes pedirte ser lo que quieras y, de hecho, puedes ser quien te apetezca.

Por traer, el rompecabezas te ha traído tantos nuevos quehaceres que ya no tienes tiempo ni para escribir. Hacía años que eso no había sido tan buena noticia. Qué triste es ver lo rápido que pasa todo cuando ya no tienes prisa y saber que todos los principios implican finales.

Menos mal que nunca es tarde si la dicha es buena.

.

My pleasure!

.

.

.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: