Al chico de la última fila del Cinema Club

5 Nov

A TI.

Quería que supieras que yo he tenido claro desde los títulos de crédito lo afortunada que era de haber llegado a tiempo a la sesión. A esta precisa película y no a ninguna otra. No ha habido escena en la que pasase por alto la suerte de mi casualidad.

Es fascinante cómo los dos entramos en la sala casi por error, como de camino a cualquier otra parte, e instantáneamente decidimos quedarnos a mirar. Más que por mirar por ver qué pasaba, porque fuera lo que fuese prometía curvas. Creo que ambos teníamos claro desde que se encendió el proyector que se trataba de un largometraje, uno que había creado expectación entre público y crítica, pero de cuya trama nadie nos había dado una pista ..

Resultó tener una mezcla de comedia, aventuras, drama y romance, todo ello aderezado con pinceladas de suspense y un par de gritos de terror. Un popurrí de tópicos comunes expuestos en un orden de secuencias nunca antes visto, con un tempo que ha impedido a los espectadores despegarse de la silla preguntándose continuamente cómo saldrán los protas de la siguiente peripecia.

Los personajes eran duros de pelar, sí. Aunque para ser justos hay que reconocer el gran papel de los efectos especiales, consiguiendo que después de rodar ladera abajo, nadar con pirañas o correr una maratón en pleno desierto los tipos siempre hayan reaparecido sin un rasguño. Con el pelo en su sitio y sonriendo a cámara.

Temo que a medida que la cinta envejece empiecen a notarse bajo el grano de película los arañazos, los moratones y las gotas de sudor. Lo temo porque los espectadores tienden a ser alarmistas al darse cuenta que los actores, en el fondo, son humanos y mortales. Pero tú no tengas miedo, que no hay batalla ni pasión que se precie en la que no se levante un poco de polvo. Y si una escena sale mal podemos cortar y empezar de nuevo las veces que haga falta.


No tengo ni idea de por qué minuto va el film, ni con qué reveses nos sorprenderá ahora el director. Sé que tendrá que hacerlo muy bien para que siga habiendo factor sorpresa y no acabemos por perder el interés y ser sepultados por el resto de estrenos del multicine. Al igual que sé que esta historia, a pesar del bajo presupuesto y la ausencia de alardes hollywoodienses, ha conseguido romper muchos clichés cinematográficos.

No sé si te habrás dado cuenta de que es ya la última película que sigue en cartelera de las que salieron a la vez hace algunas temporadas. El tiempo no perdona y pocas obras de arte pueden permitirse el lujo de vivir para siempre. Y sin embargo, ya ves, la función continúa y aún huele a palomitas. Sigue viéndose el reflejo de varios pares de pupilas atentas al show, se oyen de vez en cuando risas, otras sollozos y otras respingos de espectadores en tensión.

Porque sin tensión no tendría gracia.

Porque lo mágico de los finales consiste en no esperarlos.



Advertisements

2 Responses to “Al chico de la última fila del Cinema Club”

  1. November 10, 2015 at 11:10 pm #

    Es el único 10 que pondría en FilmAffinity (a pesar de que no tiene ni un solo Oscar)

    • Nemesia November 11, 2015 at 11:33 am #

      No esperaba menos. Yo ya se lo he puesto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: