Tag Archives: die ganz ganz grosse Liebe
Image

Lo que le debemos al anuncio de El Almendro

21 Dec

Mi abuelo Moisés solía decir algo así como que siempre está bien salir a la calle con unos zapatos que te queden un poco prietos para sentir el alivio de quitártelos al llegar a casa. Creo que su infalible método tiene todavía más sentido como metáfora aplicada por encima de los tobillos.   Continue reading

Advertisements

Don’t forget to whistle

9 Dec

Adoro a la gente en gabardina.

Es una pasión que desconocía porque no acostumbro a ver esta prenda en los círculos que me muevo. Puede que esos ámbitos sean demasiado cálidos, demasiado fríos o demasiado chic (lo dudo bastante) para llevar gabardinas, pero el caso es que esta cazadorilla tres cuartos digna del título honorífico a “prenda de entretiempo sin mayor utilidad” ha llegado este invierno a mi vida para conquistarme.

Continue reading

El balcón de José Luis y Cristina

3 Sep

Encontrármelos fue un regalo de verano. Igual que los atardeceres cálidos, los billetes de veinte euros en una chaqueta del año pasado o toparse con una colchoneta sin dueño en la playa.     Continue reading

La tormenta perfecta

28 Jul

El verano es un poco como la Navidad con el termómetro invertido. Ambas fechas sabes que vuelven todos los años con sus irrenunciables liturgias, las esperas ansioso desde dos o tres meses antes de su inauguración oficial y, cuando llega el momento del adiós, no puedes evitar decirte años tras año “¿Ya? ¡Pero si esto acababa de empezar! No me he dado ni cuenta…”.

Continue reading

Órdago a la entropía

9 Jul

“Allí la suciedad era más profunda, parecía provenir de los objetos mismos.

Continue reading

Mientras pasan espídicas las décadas

26 May

Si nuestras pequeñas cabezas de chorlito son apenas capaces de recordar tres fechas nos empeñamos en recordar las más absurdas.

Continue reading

Algo tendrían que contar las estaciones

12 Mar

Idas, venidas y un joven tocando la guitarra.
Prisa. Llegadas y salidas.
Barullo, suciedad, olor a gasolina.
Cruce de caminos. Reencuentros, despedidas.
Un ordenador portátil y un sombrero de playa.

Continue reading